¡Pon tus pies en agua con vinagre y mira qué pasa después!